Escenario para un mexican drama

Julián Herbert
Canción de tumba / DEBOLS!LLO, 2014

No tengo idea qué pensará alguien antes de morir; si tiene oportunidad para hacerlo. Podría acercarme, eso sí, a la experiencia de ser esa persona a un lado de alguien que tiene la oportunidad de hacerlo, de pensar algo antes de morir, justo donde se ubica Julián Herbert, personaje-narrador de la novela Canción de tumba, que con fotografías, olores, sonidos, lleva a cualquier lector a esa lucidez visceral. Ese espacio entre el texto y el hígado, los recuerdos y las posibilidades —o quién sabe—, donde uno piensa un montón de cosas —o no. Y donde —cabe aclarar, porque con eso empecé— lo que recapacita el desahuciado no ocupa páginas. Es, en realidad, una autoexploración anclada en el mexican drama: la madre, antes prostituta, que muere lentamente de leucemia; el cocainómano hijo que con reclamos velados ama a su madre y la acompaña; y el resto del mundo, que bien podría ser la familia herida.

Un escenario ya visto con una narrativa que hurga y rompe la cabeza de quien se acerca. Que escupe cosas tan humanas, recurrentes y básicas, que no imagino cómo alguien no se vería retratado en él.

Cynthia Chávez

Tags from the story
,
More from Redacción Langosta

Apuntes sobre Octavio Paz en su siglo de Christopher Domínguez Michael

No conocí a Octavio Paz, aunque el poeta a veces me visita...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *