Cinco libros de mi corazón

La vida de un lector es accidentada. No siempre puede uno transitar por senderos firmes, con la confianza de saber a dónde llevan. Por el contrario, muchas veces uno se encuentra con que no se está preparado para transitar por ciertas páginas, al menos de momento, o se llega a destinos inesperados, cuando no decepcionantes. Otras el camino es tan árido e insípido que volvemos sobre nuestro pasos para buscar otro. Pero sin importar cuántas rutas tomemos, hay siempre pasajes que amamos recorrer, cuyos derroteros nos deslumbraron; libros que se quedan con nosotros para ser devorados una y otra vez, y que dejan hondas marcas en nuestra mente y corazón. En honor a ellos, van cinco títulos que tienen un lugar muy especial en mi memoria.

  1. Pedro Páramo / El llano en llamas – Juan Rulfo

Siendo una de mis primeras lecturas, agradeceré toda mi vida que este libro se encontrara en el modesto librero de mi familia, junto a las revistas Vanidades de mamá y los viejos libros de texto de mis hermanos mayores. A él le debo mi pasión por la fantasía, el cuento y, en general, por la literatura.

  1. Filosofía para principiantes – Rius (Debolsillo)

Esta divertida historia de la filosofía fue, efectivamente, uno de mis primeros acercamientos a la disciplina. Tras largas horas en la biblioteca de la preparatoria, ocupado con las tareas escolares, el estilo sarcástico e irreverente de Eduardo del Río fue siempre la colación con la que culminaba la visita, y sus páginas influyeron (aún no sé cuánto) en mi decisión por tomar esta carrera.

  1. La historia interminable – Michael Ende (Alfaguara Infantil y Juvenil)

Debo confesar que leí este libro estando ya en la universidad, pero encontré en él verdades que sobreviven al tiempo (interno y externo). Algunos de sus temas (cómo el lenguaje construye nuestro mundo, el potencial creador de la imaginación) marcaron mi estancia en la facultad y despertaron las intuiciones que dieron origen a mi tema final de investigación. La que iba a ser mi tesis abre con una cita suya.

  1. Ficciones – Jorge Luis Borges (Debolsillo)

Otro gran maestro del cuento que llegó a mi librero para quedarse (aún conservo la vieja copia que compré en el mercado de pulgas). La profundidad de sus temas y la fantasía de sus narraciones me enamoraron desde el principio, y disfruté tanto que en pocas semanas leí todos los libros suyos que la biblioteca de la escuela tenía.

  1. Poesía completa – Alejandra Pizarnik (Lumen)

Este bello volumen en cartulina ocre y papel estucado me generó pensamientos criminales, pues no he logrado conseguirlo en librerías y lo deseaba tanto que estuve a punto de robarlo de una biblioteca pública. En lugar de eso, guardo provisionalmente un juego de fotocopias en mi librero, que consulto cuando quiero volver a apreciar los mágicos silencios y la claridad de rayo que son la esencia de esta excelente poetisa.

More from David Velázquez

La fantasía como refugio

Reseña de Cuentos extraños para niños peculiares, de Millard Nullings, Publicaciones Syndrigast,...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *