folder Publicado en Reseñas
Es una maldita pesadilla estar lúcido
Da igual
Graciela Manjarrez comment 0 Comentarios access_time 4 min de lectura

El padre de Edward St. Aubyn reúne las tres primeras novelas de la saga Las novelas de Patrick Melrose: Da igual, Malas noticias y Alguna esperanza; cada una de estas ocurre en un día y en un lugar distinto. En Da igual, Patrick Melrose tiene cinco años y mata la soledad y el tedio al borde de un pozo del château francés familiar.

Dividida en 12 capítulos, Da igual presenta de manera única y singular a la familia de Patrick: David y Eleonor. El padre es un médico que nunca ejerció la medicina, un pianista prodigio que paradójicamente sufre de artritis, un miembro de la clase alta británica que gasta sus días ejerciendo su crueldad. La madre es una heredera multimillonaria, cuyas únicas pertenencias son un Buick y un bolso mágico donde carga “las pastillas amarillas para despertarse y las blancas para sofocar el pavor y el pánico que conlleva despertarse”.  El principio y el fin de la vida rota de Patrick Melrose.

Es en este ambiente familiar que Patrick es abandonado a su suerte. Con una prosa punzante, satírica, incómoda, Edward St. Aubyn reflexiona sobre la crueldad y el miedo y la culpa, y los respectivos modos de lidiar con esto. Los excesos son parte esencial de los personajes de St. Aubyn, pues tal parece que es la única manera de lidiar no sólo con el halo destructivo del patriarca (un imán que atrae y destruye a todo aquel que se acerca), sino con la vacuidad de existir.

La cena de amigos de Da igual es el pretexto ideal para mostrar este mundo adulto en el que se ha de (de)formar Patrick. Dave, Eleonor, Anne, Victor, Nicholas y Bridget ahogan sus propias frustraciones (y miserabilidad) en alcohol, sexo, actos humillantes, superioridad moral o en la crítica implacable hacia el otro. Es en esta última cuestión (el ejercicio retórico destructivo) en la que los personajes se sienten a salvo y evitan ver sus fracasos y debilidades. Incluso, el propio St. Aubyn ha aseverado en varias entrevistas que la escritura, al menos en Da igual, Malas noticias y Alguna esperanza, fue un exorcismo personal para lidiar con sus asuntos familiares no resueltos, en especial el abuso de su padre (en todos los niveles).

     

via GIPHY

 

Da igual es, así, la raíz del miedo de Patrick. En esta primera novela se edifica la figura monolítica de David Melrose y la justificación para entender al Patrick adulto yonqui, bien vestido, del resto de la saga. Es significativo que la presentación del personaje sea al borde del abismo, pues es justamente la actitud en la que se moverá en los momentos cruciales que retratan las cinco novelas. Su politoxicomanía, visión corrosiva del mundo y desprecio a la familia son sólo el resultado del abandono de su madre, del abuso de su padre, y la indiferencia del resto de los adultos esnobs.   La lectura de la primera novela de esta saga responde la interrogante ¿de qué está hecho el ser humano cuando está frente al precipicio? Da igual, a nadie le importa. 

Entre los meses de mayo y junio del 2018 el canal de televisión Showtime emitió los cinco capítulos de la miniserie Las novelas de Patrick Melrose: “Bad News”, “Never Mind”, “Some Hope”, “Mother’s Milk”, “At Last”, que se corresponden con las cinco novelas escritas por el autor británico Edwars St. Aubyn. La recepción del público y de la crítica fue buena, incluso la serie está nominada por la academia de televisión de los Estados Unidos en cinco categorías, entre las que destacan mejor actor, Benedict Cumberbatch,  y mejor guionista/adaptador David Nicholls.

Edward St. Aubyn el padre literatura novela novelas patrick melrose reseñas St. Aubyn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.