folder Publicado en Reseñas
El amor y la navidad
Gerardo Luis Galindo comment 0 Comentarios access_time 2 min de lectura

Nos acercamos a la época en la que sucede una gran historia de amor, la escrita por el gran novelista André Aciman, quien anteriormente nos había deslumbrado con Llámame por tu nombre. La historia comienza una noche navideña en la que Henry transita por una fiesta en la que trata de resguardarse del barullo de la gente que no conoce. Sin embargo, no sabe que esta noche será distinta, la presencia de una mujer cambiará el curso de su vida.

Sólo bastan un par de palabras para sorprender, seducir y encantar: “Soy Clara”, tan precisas y sencillas pero a la vez dotadas de un peso extraordinario. Son muy pocas las personas cuya presencia esplendorosa y angelical, como la de Clara, hechizan el alma por completo.

Por tales motivos, Henry queda obsesionado ante una persona que apenas conoce pero sabe con total certeza que no podrá estar en paz si no permanece a su lado. Es por eso que en las noches que transcurren hasta el año nuevo sucede una historia que a muchos podrá resultarles familiar y a otros tantos podrá atraparles como a Henry con Clara.

Henry no duda en hacer todo lo que esté a su alcance para estar al lado de Clara, la busca con desespero y con la esperanza de que podrá ser suya. Sin embargo, conforme avanza la novela nos damos cuenta de que hay algo extraño, una sensación de desencanto que al lector lo sumerge en la incertidumbre y lo hace avanzar con rapidez a través de las páginas.

En los días que siguen a la Nochebuena, el tiempo es otro, avanza vertiginosamente ya que las emociones y la vida que llevan los personajes son distintos. La intensidad es llevada hasta el límite. Henry sabe lo que quiere, tiene muy claro el objetivo: el amor y la presencia de Clara. Sin embargo, ella está envuelta en un conflicto. ¿Qué es lo que realmente quiere y para qué? ¿Por qué duda? ¿Está jugando con los sentimientos de otro hombre?

En esta lectura, Aciman invita a cuestionarnos la naturaleza del amor de una manera totalmente distinta. Como un gran escritor, la forma de observar el mundo y el comportamiento humano es asombroso ya que, sin duda, en estos tiempos la evasión al compromiso es imperante.

Así, en estas fechas decembrinas, leer Ocho Noches blancas nos permite abrir un campo de reflexión en el cual podamos preguntarnos a profundidad sobre el compromiso, la inseguridad y, sobre todo, el amor, los sueños y las pasiones.

Aciman amor André Aciman escritor estadounidense invierno en la literatura literatura Navidad novela Ocho noches blancas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.