[vc_row][vc_column][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/6″][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”2/3″][vc_column_text]

Al trasladar un encuentro mundialista al terreno literario surgen una serie de situaciones que a toda cuestión futbolística le son ajenas. Para empezar, se cumple con un papel de doble seleccionador, es decir, uno mismo define la convocatoria de ambas representaciones con todo y los sesgos que ello representa. En segundo lugar, las opciones del seleccionador no se limitan a los escritores en activo como ocurre en el futbol y no excluyen necesariamente a escritores que ya no viven. La edad literaria y la edad en el futbol son cosas completamente diferentes. Sería tentador decantarse por nombres como Günter Grass, Hermann Hesse, Octavio Paz o Carlos Fuentes y al mismo tiempo, sus argumentos son ya demasiado conocidos. Si hay algo que el futbol y la literatura tienen en común, es la necesidad de buscar sangre nueva.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/6″][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_single_image image=”16260″ img_size=”large”][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_column_text]

Alemania

Timur Vermes

Nuremberg, 1967

Fortalezas: Sátira, sentido del humor, crítica social, capacidad para dar voz a personajes históricos.

Obra representativa: Ha vuelto, 2013

En Ha vuelto, Timur Vermes relata una historia satírica e iluminadora que supone la reaparición en agosto de 2011 de Hitler en Berlín. La historia narrada desde la voz del propio Hitler alterna entre momentos cómicos y escalofriantes. Por un lado, la sociedad actual ve al Hitler más auténtico como un comediante (a veces de muy mal gusto). Por otro lado,  Hitler hace alusión a la prensa mentirosa (con palabras casi idénticas a las de Donald Trump) y encuentra en el presente un terreno que no sería del todo estéril para sus ideas. Posiblemente prosperarían si tuvieran un avatar distinto de él.

Posición en el campo: Delantero. Vermes sería un centro delantero de aquellos que divierten al público y que por momentos muestran recursos sorpresivos e inesperados quizás obtenidos en su faceta de escritor fantasma.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_row_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_column_text]

México

Fernanda Melchor

Veracruz, 1982

Fortalezas: Uso de lenguaje, crítica social, diestra en diversos terrenos literarios, agudeza.

Obra representativa: Temporada de Huracanes, Literatura Random House, 2017

No fue difícil elegir una voz de la literatura mexicana actual para defender la cancha opuesta a Timur Vermes. Si fuera el seleccionador para este encuentro, convocaría sin pensarlo a Fernanda Melchor, una escritora cuya voz y estilo reúne características que traducidas al futbol se presentan como virtudes: fuerza, pegada, inteligencia y, sobre todo, talento.

En Temporada de huracanes, Melchor cuenta una historia que comienza con la aparición de un cadáver en un canal de riego. A raíz de este evento, la voz narrativa de la obra navega por el pueblo y explora relaciones marcadas por diversos tipos de violencia, entre madres e hijas, entre hombres y mujeres, entre mujeres y mujeres, entre hombres y hombres. Es un libro poco convencional en que no sigue a un personaje en particular, sino a todos y destaca la habilidad para entrar y salir del consciente, de los pensamientos y conversaciones de diferentes personajes sin que el tejido de la narración muestre sus costuras. Como se ha dicho repetidas veces sobre Temporada de huracanes, es un retrato de la descomposición, es la encarnación narrativa de cosas que no tienen voz propia ni cuerpo propio y sin embargo merodean por nuestra sociedad y por nuestra convivencia con la amenaza de destruirnos.

Posición en el campo: Fernanda Melchor tiene cualidades de medio centro o defensa central, se planta con autoridad en la cancha. Tiene técnica, fuerza, visión de campo y cuenta con virtudes de atacante.

Si México derrotó a Alemania en la cancha del Estadio Olímpico Luzhnikí, y en el entendido de que enfrentar a dos escritores representa una rivalidad completamente arbitraria, en este terreno literario también sobran los argumentos para que México sea ganador.

[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/2″][vc_single_image image=”16264″ img_size=”full” css=”.vc_custom_1533063068194{margin-top: 20px !important;}”][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][/vc_row]