Ivo Andric

Encarcelado escribió Ex Ponto (1918), que le valió una gran reputación literaria. Durante el breve reinado formado por serbios, croatas y eslovenos (más tarde el reino de Yugoslavia), Andric´ desempeñó diversos cargos diplomáticos, incluido el de embajador en Alemania. Dimitió de la carrera diplomática en 1941 y pasó la segunda guerra mundial en Belgrado.
El argumento de sus obras procede de la historia y la vida de su nativa Bosnia. Andric´ escribió en el idioma serbo-croata y su contenido y el uso del idioma potencia la fuerza épica de sus novelas, lo que le valió el Premio Nobel de Literatura en 1961. De sus obras traducidas destacan su primera novela, El viaje de Alija Djerlez (1920), y también La señorita (Debolsillo, 2004), Un puente sobre el Drina (Debolsillo, 2009), Crónica de Travnik (Debolsillo, 2010) y El elefante del visir (1948).
De la novela Un Puente sobre el Drina, una de sus obras más reconocidas que se basa en hechos históricos y que abarca cuatro siglos, iniciando con la construcción del puente sobre el río Drina hasta el periodo inicial de la segunda guerra mundial, un bello fragmento.

[…] Y el puente continuaba irguiéndose, como siempre, con su eterna juventud, la juventud de una concepción perfecta y de las grandes y estimables obras del hombre, que ignoran lo que sea envejecer y cambiar y que no comparten –al menos, ésa es la impresión que dan– el destino de las cosas efímeras de este bajo mundo”.

Busca por temas
Más textos de Redacción Langosta

Atrapar el tiempo

¡Qué grande es el mundo bajo la claridad de las lámparas! Para...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *