folder Publicado en Reseñas
Las heridas de la infancia
Fernanda Gómez Peralta comment 0 Comentarios access_time 3 min de lectura

Cuando empecé a leer Amor armado primero pensé en La vida es bella (1997). El personaje principal de esta novela es Pearl, una niña-adolescente albina, que vive con su madre, Margot, en un campo de casas rodantes en una zona bastante marginal de la costa de Florida, donde las orillas de los ríos están repletas de caimanes escondidos. 

Pero conforme avancé en mi lectura me di cuenta de que Margot no era como Guido, queriendo proteger a su pequeño hijo de los horrores del holocausto mediante juegos y engaños, sino como Marlene en Cara de ángel (2018). Margot dio a luz a Pearl a los 17 años en el baño de su casa ricachona y nunca perdió ese aire de ingenuidad soñadora a través del cual normalizaba la precariedad de la situación en la que vivían: teniendo un auto por casa, viviendo en un lugar donde era más fácil que a una mujer le regalaran un arma que un chocolate. 

Cara de ángel muestra la historia de Marlene y Elli, madre e hija, que viven en la Riviera Francesa. Viven con ciertas carencias pero aparentemente soportables, aquí el enemigo de las protagonistas es el alcoholismo de Marlene. Después de una noche de fiesta, Marlene deja sola a Elli por un tiempo para irse con un hombre que acaba de conocer. Elli, de 8 años, empieza a beberse todo el alcohol que llega a sus manos. 

En Amor armado tenemos a Pearl que se crio en el asiento trasero de un carro, con la educación sentimental de todas las canciones tristes que le enseñó su madre. Con su mejor amiga, April May, ordenándole qué hacer, y robando cigarros de todos los vecinos de los remolques desde los 10 años. Margot trabajaba como personal de limpieza en un hospital, y dentro de su pequeño mundo estaban bien. Hasta que llegó Eli Raymond, un amigo del pastor de la zona y empezaron a traficar armas con un falso programa para retirarlas de las calles. Margot se empieza a olvidar de Pearl y de su trabajo por estar con Eli y eso no termina muy bien. 

Traje a colación Cara de ángel en este texto que habla sobre Amor armado porque ambas niñas, tanto Pearl como Elli, son el reflejo de una infancia herida por sus propias madres, que son demasiado soñadoras para su propio bien, y más para el de sus hijas, que están tan desconectadas de la realidad que no son conscientes de todo el daño que les hacen. 

Creo que todas las infancias son heridas, hasta el punto en que la infancia ya no puede ser más lastimada porque es cuando te haces adolescente-adulto, lo que siga después de matar a la infancia; siempre hay maneras mucho más sutiles y delicadas de hacerlo, pero la vida no siempre toma el camino más amable y Amor armado te lo recuerda de esa manera: con tiernos y precisos disparos directos al corazón.

Amor armado autoras autoras estadounidenses autoras mexicanas Cara de ángel infancia Jennifer Clement la vida es bella literatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.