Las joyas de la corona

Los acontecimientos históricos son el escenario perfecto para el drama. La monarquía siempre ha coqueteado con la literatura, al ser una inagotable fuente de intriga, amoríos y traiciones. A continuación, cinco lecturas donde la realeza (ficticia o documentada) hace de las suyas.

Título: La pasión
Autor: Jeanette Winterson
Editorial: Lumen
Monarca en cuestión: Napoleón
¿Por qué es interesante? Reescribe la historia del ascenso y caída de Napoleón Bonaparte desde el punto de vista de dos marginados: un soldado cocinero llamado Henrí y Villanelle, una mujer bisexual que ofrece sus servicios al ejército como prostituta. Winterson elige un periodo histórico significativo como marco para el desarrollo de su historia. La fantasía se mezcla con acontecimientos históricos reales y documentados sin ningún tipo de pudor. La admiración de Henrí por Napoleón y los deseos transgresores de Villanelle abarcan un momento histórico emocionalmente intenso, importante en la historia de Francia y de toda Europa. Los deseos sexuales de una extraña criatura se mezclan con la dolorosa transición de la Revolución Francesa al ascenso y la caída del Imperio napoleónico. Winterson narra con agudeza la desilusión provocada por la tiranía, la ambición y el deseo de expansión de Napoleón Bonaparte, esa trágica sensación de la espera de un nuevo orden social que jamás llegaría.

Título: Las hermanas Romanov
Autor: Helen Rappaport
Editorial: Taurus
Monarca en cuestión: Zar Nicolás II
¿Por qué es interesante? Estamos ante una biografía con una sutil mezcla de periodismo narrativo. Los personajes principales son las hijas del zar: Olga, Tatiana, María y Anastasia. La autora utiliza como base las cartas y diarios de las hermanas para reconstruir los últimos días de la dinastía Romanov. El oficio de Rappaport consigue que el libro provoque dos experiencias: la sensación de una investigación minuciosa y una narrativa profundamente emotiva que pocas veces se consigue en textos como éste. El transito de lo particular a lo general nos da un panorama que comienza con una infancia privilegiada y va en ascenso hasta las consecuencias de la revolución. Aunque ya sabemos cómo termina la historia y estamos a casi un siglo de lo sucedido, es perturbador llegar al 17 de julio de 1918, día en que las cuatro jóvenes, junto con de sus padres y hermano, bajaron al sótano de una casa en Ekaterinburg para la toma de un retrato familiar y fueron fusilados.

Título: Los tres mosqueteros
Autor: Alejandro Dumas
Editorial: Debolsillo
Monarcas en cuestión: Luis XIII y Luis XVI
¿Por qué es interesante? La dramatización de algunos eventos durante el reinado de Luis XIII no habrían sido tan entretenidos si Dumas no los hubiera escrito. Athos, Porthos, Aramis y D’Artagnan son una bandita alternativa al servicio del rey Luis XIV. Dumas relata intentos de asesinato, traición, enredos románticos, y conspiraciones ingeniosas. La novela es divertida, los héroes son mal portados y seductores. En su camino de los mosqueteros rumbo a Inglaterra para salvar a la reina de los complots de Richelieu, sucede todo. El periodo histórico sobre el que Dumas monta la novela comienza en 1625 y termina tres años después. Muchos de sus personajes existieron en la vida real —aunque la veracidad histórica no es importante para el autor, que se servía de aquello que funcionara a la trama—.  Las personalidades o situaciones sirven narrativamente para desencadenar las espectaculares exhibiciones de valentía y buen humor por parte de los mosqueteros y su leal camarada D’Artagnan. Dumas tiene un gran mérito, la reducción de los poderosos a figuras simples en una farsa.

Título: María Antonieta
Autor: Stefan Zweig
Editorial: El acantilado
Monarca en cuestión: María Antonieta
¿Por qué es interesante? Esta fue una lectura juvenil y oportuna que hice hace muchos años sobre la famosa princesa austriaca destinada a ser la esposa de un rey francés. El punto de vista desde el que Zweig escribe coloca a este polémico personaje en un lugar inusual, da testimonio de su existencia como ser humano, desde lo ordinario, alejado de lo excéntrico. El relato es íntimo, viajas con María Antonieta de la casa materna a la campiña francesa, paseas por los corredores de Versalles y escuchas la ópera, mientras pruebas postres elegantes. Te conviertes en un testigo de lo que embriaga los sentidos de la pequeña monarca y luego percibes el horror de la muerte. Esta ficción histórica establece la humanidad de la monarquía, su inocencia confundida con frivolidad. Los pasteles para el pueblo adquieren otro significado cuando llegas al final de la novela.

Título: Historia del rey transparente
Autor: Rosa Montero
Editorial: Debolsillo
Monarca en cuestión: Leonor de Aquitania
¿Por qué es interesante? Tiene una protagonista que se manifiesta con frases de este tipo en la Francia de la injusticia feudal: “Soy mujer y escribo. Soy plebeya y sé leer. Nací sierva y soy libre”. Contra el poder de la Iglesia, el poder civil y real, Leola se disfraza de hombre en la búsqueda de su destino. La estructura nos recuerda a Dickens y a Cervantes, con una narración en retrospectiva donde una mujer se convierte en caballero y recorre el reino al lado de un fiel compañero representado por Nyneve. En esta novela ocasionalmente aparecen personajes que existieron, la descripción de escenarios, armas, vestimenta y objetos de la época es históricamente impecable.

Más textos de América Gutiérrez

Antihéroes, sinvergüenzas y otras lacras literarias

Antihéroes, sinvergüenzas y otras lacras literariasPor América Gutiérrez  Hay personajes que nos roban...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.