Música para hacer libros (y resolver las minucias que les dan vida)

En el trabajo la música me distrae, así que la evito si debo concentrarme en leer a detalle un texto. Sin embargo, para tareas más mecánicas, como cotejar cambios, redactar síntesis y reseñas o calcular costos (nadie te dice nunca que editar es mucho más que leer), me gusta escuchar conciertos para radio, como los de NPR y KEXP. Son una forma estupenda de conocer nuevas bandas o repasar las que me gustan. Entre mis favoritos se encuentran:

  • Ernest Ranglin:

  • Tash Sultana:

  • No BS! Brass Band:

  • Monsieur Periné:

  • SsingSsing:

  • Tinariwen:

  • Thievery Corporation:

  • Rose Windows:

  • Rodrigo y Gabriela:

  • Floating Points:

De pilón: cuando la euforia del viernes ataca, o cuando la energía se desborda, o cuando celebro que un proyecto salió bien, también puedo optar por algo más electrónico, como lo que sigue:

  • Jennifer Cardini:

  • Nicola Cruz:

 

 

Escrito por
Más textos de David Velázquez

Historia de un iceberg

«Y entonces, ¿a qué tanta palabrería?» Augusto Monterroso, La pregunta de siempre...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.