folder Publicado en Reseñas
Persuasión, la última de Jane Austen
Rebeca Ibarra comment 0 Comentarios access_time 3 min de lectura

El primer y único libro que había leído de Jane Austen fue Orgullo y prejuicio. Es lógico: de sus seis grandes novelas, es la más popular. El agradable sabor de boca que me dejaron sus páginas, así como las múltiples adaptaciones de su obra, me antojaban continuar con otro libro de la autora.

Cuando comencé a leer Persuasión, sin tener siquiera una noción mínima de la trama —pues no, no leí la contraportada ni hice una investigación previa sobre la novela—, pensé que la protagonista sería Elizabeth. Por supuesto, esta primera impresión la imaginaba poco acertada sabiendo que ya había conocido a una joven del mismo nombre que, contra su propio pronóstico, se enamoró de un tal Mr. Darcy. Y digo “tal” para no contribuir al orgullo de ese Mr. Darcy, para que no sepa que, 205 años después de su introducción en el universo de las letras inglesas, existen miles de lectoras que hoy viven y vivirán enamoradas de él.

Persuasión, obra póstuma de Jane Austen, cuenta la historia de Anne, la segunda hija de Sir Walter Elliot, la cual es opacada en casa por la figura de su hermana mayor, Elizabeth, quien tras la muerte de su madre ocupa el cargo de dueña y señora de la residencia familiar. A sus 27 años, Anne parece haber dejado escapar el amor y, con ello, la vitalidad propia de la juventud. Lo que hoy es una edad apenas considerada adecuada para el matrimonio, para ella representa casi la madurez, en la cual ya no hay mucha esperanza para una unión sentimental. Haberse permitido ser persuadida por su amiga Mrs. Russell la lleva a esperar ocho años para reencontrarse con ese amor, el ahora capitán Frederick Wentworth, quien regresa aparentemente indiferente ante ella.

Fuente: vox.com

El carácter juega un papel importantísimo en la obra, pues encuentras en ella un análisis y una descripción precisa de las cualidades y defectos de los personajes; considerándose siempre indispensable que un hombre o mujer muestre ciertos atributos para ser aceptado en un determinado círculo social o ser fichado como un prospecto matrimonial. Wentworth no sólo se presenta distante ante Anne Elliot por el recuerdo de un amor frustrado, sino que resiente la debilidad de carácter que ella mostró años atrás, al tomar el consejo de una amiga que no lo consideró un buen partido.

Y efectivamente, Anne podría parecer un poco débil de carácter. El orgullo y la vanidad de Sir Walter y Elizabeth son los protagonistas de la casa. Mary, su hermana menor, es apenas considerada un miembro de la familia y sólo obtiene algo de reconocimiento por haber logrado un buen matrimonio. Anne, con una belleza apagada, no suele destacar ni ser considerada para las decisiones concernientes al futuro familiar. Pero cuando se le presenta la oportunidad de visitar a Mary y a su esposo Charles, su personalidad luce y resulta realmente valorada por quienes la rodean. Descubrimos entonces a una joven madura, inteligente, sencilla y amable que nos invita a reflexionar con ella si el capitán Wentworth aún tiene algún interés por ella.

Este diciembre celebramos 243 años del nacimiento de Austen. Leer la que es considerada su obra más madura puede ser una excelente manera de celebrarla.  De cualquier forma, siempre estarán Elizabeth, Elinor, Marianne, Catherine, Fanny y Emma para ganarse el puesto de la heroína favorita.

Fuente: bustle.com

Anne Anne Elliot Austen elizabeth elliot Jane Austen literatura novela Persuasión sir walter elliot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.