folder Publicado en Reseñas
¿Por qué leer a Umberto Eco es un desafío?
América Gutiérrez comment 0 Comentarios access_time 4 min de lectura

«La cocina siempre me ha dado más satisfacciones que el sexo».

Capitán Simonini

El cementerio de Praga

Las novelas de Umberto Eco son un desafío: extensas y con todo tipo de referencias hacia adelante y atrás. Leí por primera vez a Eco durante la carrera. A los 18 años estaba fascinada con Apocalípticos e integrados, La estructura ausente y el  Tratado de semiótica general. Sin embargo, cuando decidí dar el salto y acercarme a su narrativa con El péndulo de Foucault, todo se derrumbó, me quedé dormida varias veces antes de lograr terminarlo, mi idilio con Eco se vio interrumpido a causa de la ficción.

Pasaron los años y las lecturas, y con algunas reservas acepté el reto de echarme más de 500 páginas de ficción erudita sin prejuicio y con la mejor actitud frente a un ladrillo, al menos en apariencia. Debo decir que la experiencia no fue tortuosa, esta vez cada tanto me topé con grabados (mis favoritos son el de la histeria p.49 y la cámara de los pasos perdidos p.398) que dan un necesario descanso visual que no tuve en El péndulo de Foucault. Me sentí frente a una extraña y misteriosa novela gráfica.

Sin preámbulo, en El cementerio de Praga, conocemos de golpe a Simonini, un falsificador sibarita con una fuerte aversión hacia los judíos. Pero esta intensa fobia no es lo más importante. Lo que verdaderamente importa es el misterio, el complot y la especulación. Simone Simonini, mitad italiano y mitad francés, fue educado por un abuelo que  culpaba de todo el mal en el mundo a los judíos y por un padre que detestaba a los jesuitas., Ambos le hicieron crecer en un ambiente permeado por sociedades ocultas y secretas, absorbiendo todo tipo de teorías de conspiración, pero, sobre todo, frente a una falsificación de grandes magnitudes, el documento, conocido como Los protocolos de los sabios de Sión, que apareció en Rusia en 1905, más adelante Hitler lo adoptaría como su “garantía para el genocidio”.

Simonini es un bon vivant, y  a la vez un agente doble y especialista en bombas. Está moldeado intelectualmente por las ficciones más perturbadoras de la época, en especial, por Memorias de un médico de Alexandre Dumas, sobre Josep Balsamo, un hechicero que ha vivido con varias identidades. Entre sus lecturas recurrentes están las obras Eugene Sue, Los misterios de parís y El judío errante, que tienen todos los ingredientes que definen la personalidad de Simonini, rituales masónicos esotéricos y congregaciones jesuitas.

Eco es un gran investigador histórico, su documentación es impresionante y conecta con coherencia todos estos acontecimientos imposibles de asociar a simple vista. La ficción le permite tocar temas delicados como los fanatismos más desafortunados en los que ha caído la humanidad y el miedo a lo desconocido, al otro que no soy yo, desde el odio y la descalificación, por lo que su vigencia es abrumadora.

Los personajes de Eco en esta novela son particularmente despreciables, es difícil continuar leyendo una obra cuyo protagonista no te cae bien. Pero el rasgo que lo volvió empático y contribuyó para que llegara hasta el final fue que a Simonini le encanta comer, disfruta de cocinar, de lugares específicos donde hacerlo bien. Hace un recorrido por gastronomía francesa, italiana y siciliana. Nos cuenta cómo, dónde y qué comen las clases privilegiadas y los más pobres de la época.

Tuve un lapsus de humor negro o de chiste involuntario porque después del capítulo 18 pensé mucho en Dan Brown. Fue inevitable que me persiguiera la culpa por leer primero El código Da Vinci que El cementerio de Praga. Debo reconocer que el ritmo de la primera tiene su mérito, pero la segunda es el “original” de la intriga histórica, con letargos narrativos casi insuperables.

 

 

El cementerio de Praga El cementerio de Praga reseña El cementerio de Praga Umberto Eco Novela histórica Simone Simonini umberto eco Umberto Eco novelas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.