¿Queremos saber la verdad o ser felices?

Acerca de Las cosas del querer de Flavita Banana

Aunque la novela gráfica Las cosas del querer es claramente para mujeres estoy segura de que tendrá lectores del género masculino, hombres sensibles que comprendan tanto o mejor que nosotras cada secuencia gráfica de este libro, recordemos que el arte visual y el texto son una pareja que tiene varios siglos de antigüedad y nunca fue excluyente con el género al que iba dirigida.

Flavia Álvarez, mejor conocida como Flavita Banana , es una ilustradora con una inmensa fuerza narrativa en cada trazo, sus historias son tan poderosas como las páginas llenas de acción de cómics de superhéroes o como una novela gráfica actual. Las cosas del querer es una novela gráfica que sorprende por su sencillez, pero al mismo tiempo, plantea cuestiones filosóficas y psicológicas que muchas mujeres nos cuestionamos en algún momento de la vida.

Con una narración clara y honesta en Las cosas del querer nos enfrentamos sin censura alguna a las expectativas que el mundo tiene sobre las mujeres actuales. Flavita plasma su sentir y nos ofrece imágenes provocadoras en las que estar sola no es una pena sino un placer. Encontramos viñetas donde salir con uno mismo resulta subversivo o plantea deseos sin pudor como tener las tetas en la espalda por cuestiones practicas y de gozo.

No existe brecha alguna entre texto e imagen, Flavita Banana es una gran narradora de la vida cotidiana, de los diálogos internos, de esos momentos incómodos que suceden contigo misma. En el trabajo de esta ilustradora no hay espacio para las connotaciones cualitativas, aun cuando los intelectuales (por llamarlos de alguna manera) se reúnan en torno a una fogata a debatir sobre la superioridad del texto, Las cosas del querer es un espécimen literario en el que las palabras mantienen un equilibrio virtuoso con las imágenes, son socios igualitarios en la construcción de significados.

Escrito y dibujado son uno mismo; cada conjunto se convierte en alusión, alegoría y motivo, enfrentando el realismo con la abstracción y haciéndonos conscientes de que hay más cosas que se ven, si te fijas bien, en una página donde a simple vista sólo encuentras dibujos en blanco y negro sin ningún tipo de artificio, con un globo de diálogo que simula escritura a mano en altas.

Flavita Banana integra palabras e imágenes, traza las batallas internas y las implosiones que tiene una mujer durante buena parte de su vida. Sin embargo, no hay drama, las ilustraciones y sus microhistorias son lúdicas, divertidas y conmovedoras. Si acabas de llegar a los treinta sola pero feliz o estás en los cuarenta divorciada, fabulosa y rebelde; entonces, no lo dudes, estos dibujitos son para ti.

Más textos de América Gutiérrez

Cinco primeras novelas que rompieron algo más que reglas

Hay muchas maneras de no hacer nada y pocas motivaciones para decidirse...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *