Ray Bradbury

A los 12 años empezó a escribir cuatro horas diarias. Vendió su primer relato en 1941 y en 1943 se dedicó plenamente a la literatura. Durante la Gran Depresión se trasladó con su familia a Los Ángeles. Sus obras más conocidas son Crónicas marcianas (1950), El hombre ilustrado (1951) y Fahrenheit 451 (1953). Bradbury, además de novelas, escribió innumerables guiones de televisión, ensayos y poemas.

Su preocupación como escritor no sólo se centró en cuestionarse el modo de vida actual, también se adentró en el reino de lo fantástico y maravilloso, con un estilo poético y a veces provocativo. De su gran obra, Crónicas marcianas, un fragmento:

El verano del cohete. Las palabras corrieron de boca en boca por las casas abiertas y ventiladas. El verano del cohete. El caluroso aire desértico alteró los dibujos de la escarcha en los vidrios, borrando la obra de arte. Esquíes y trineos fueron de pronto inútiles. La nieve, que venía de los cielos helados, llegaba al suelo como una lluvia cálida. El verano del cohete. La gente se asomaba a los porches húmedos y observaba el cielo, cada vez más rojo. El cohete, instalado en su plataforma, lanzaba rosadas nubes de fuego y calor. El cohete, de pie en la fría mañana de invierno, engendraba el estío con el aliento de sus poderosos escapes. El cohete creaba el buen tiempo, y durante unos instantes fue verano en la tierra…

Busca por temas
Más textos de Redacción Langosta

Ivo Andric

Encarcelado escribió Ex Ponto (1918), que le valió una gran reputación literaria....
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *