folder Publicado en Listado literario
De sagas familiares y otros demonios
América Gutiérrez comment 0 Comentarios access_time 7 min de lectura
«Éstos son malos tiempos.
Los hijos han dejado de obedecer a sus padres
y todo el mundo escribe libros. »
—Cicerón.

La familia disfuncional (aún me pregunto si existen otras que no lo sean) ha sido un tema recurrente en la literatura, así que hagamos un recorrido por cinco singulares familias ficticias en unos casos y en otros no tanto.

De Inglaterra: Los Bennet
Novela en cuestión: Orgullo y prejuicio
Autor: Jane Austen
Rasgos de familia: Para empezar el Sr. y la Sra. Bennet no tienen nada en común y aun así son pareja. Se atrevieron a procrear una estirpe de señoritas bien: Jane, Elizabeth, Mary, Kitty y Lydia. El humor, el sarcasmo y el ingenio del Sr. Bennet nos permiten lidiar durante la lectura con una mujer como la Sra. Bennet que se “pone mal de los nervios” cada vez que algo se sale de control o no le gusta. El objetivo de la madre es casar a sus hijas y estar al tanto de las noticias sociales; es superficial y mantiene cercanía con sus hijas menores Kitty y Lydia. En el caso del padre, su favorita (por así decirle) es Lizzy, Elizabeth. El comportamiento de los padres se refleja en las hijas, es justo durante los enfrentamiento entre ellas que Elizabeth se hace consiente de los vicios y virtudes en sus relaciones fraternas.
Grado de disfuncionalidad: Los personajes se mueven dentro de una sociedad conservadora y limitada, el daño emocional no es especialmente grave, digamos que se supera en el momento de abandonar el nido. Los conflictos se resuelven, el ejemplo más grande es que Lizzy ya no le tiene prejuicio al Sr. Darcy. Cada miembro de la familia tiene una forma particular de superar los obstáculos triviales para unos y homéricos para otros.

De Alemania: Los Buddenbrook
Novela en cuestión: Los Buddenbrook
Autor: Thomas Mann
Rasgos de familia: Ésta es una historia que nos permite asomarnos a lo complejo que resulta pertenecer a una familia. Asumir que somos parte de un todo que lleva años funcionando como monstruo no es sencillo. Crisis personales y domésticas son la clave para observar el panorama completo de la decadencia y crisis de una clase social completa en la Alemania del siglo xix. Esta exploración filosófica, moral y emocional sucede mientras el negocio familiar (la compra y venta de trigo) nace, crece, llega a su esplendor y muere. Esta novela es épica, atraviesa medio siglo y nos cuenta la vida y milagros de tres generaciones: la que funda la familia, la que trabaja y hace crecer el patrimonio; por último nos enfrenta a la que derrocha el trabajo de toda la vida. Hacer un árbol genealógico no sería practico en esta ocasión, sin embargo hay personajes, como los hermanos Tony, Tom y Hanno, pertenecientes a la última generación que, a pesar de ser la que echa a andar la extinción, es la que nos permite ir y venir entre los Buddenbrook fundacionales (abuelos y padres) y los Buddenbrook terminales (hijos y nietos).
Grado de disfuncionalidad: El sufrimiento se prolonga durante varias páginas de la novela. Mann logra el máximo detalle al describir las situaciones familiares que podrían conducir a la locura a cualquier ser humano. Ésta es la prueba máxima de que la muerte puede traer la paz con tal de escapar a una especie de maldición familiar que puede acabar con tus ganas de vivir desde que naces.

De Rusia: Los Karamázov
Novela en cuestión: Los hermanos Karamázov
Autor: Fiódor Dostoyevski
Rasgos de familia: Ha sido una de las novelas más analizadas a partir del tema familiar en la historia de la literatura. Las preguntas principales que provoca una novela como ésta son ¿hasta dónde llega el miedo a las consecuencias por hacer el mal? ¿mantienen un comportamiento moralmente aceptable no por fe genuina, sino por temor y duda? ¿Qué es el libre albedrío, significa anarquía? Iván duda de la existencia de Dios y de la trascendencia del alma. Por otro lado, Zosima y Alyosha son creyentes, bueno ciudadanos, hombres de fe y perdón. Los terribles destinos de Fiodor Pavlovich y Smerdyakov son los detonantes de este conflicto moral, ser testigo de un crimen te hace cómplice. Todos los personajes tocan la desesperación en diferentes momentos de la novela, los enfrenta a sí mismos y a su inevitable destrucción.
Grado de disfuncionalidad: Tragedia pura, parricidio, triángulos amorosos, ambición. Más allá de todo lo que Freud quiso desentrañar a partir de los personajes de la novela, hay una conclusión interesante: en esta novela Dostoyevski mató a su padre.

De Colombia: Los Buendía
Novela en cuestión: Cien años de soledad
Autor: Gabriel García Márquez
Rasgos de familia: Qué miedo hablar de esta familia. Para empezar son siete generaciones, son latinoamericanos y consiguieron un Nobel. Fundadores de Macondo, que habitaron esa tierra entre incestos, dictadores, revoluciones, pasiones y maldiciones.  Los personajes principales llevan el nombre de José Arcadio y Aureliano que sucumben ante su destino trágico: “el primero de la estirpe está amarrado en un árbol y al último se lo están comiendo las hormigas.” (p.249). La familia Buendía y los animales son el coro en las maldiciones, desde la cola de cerdo, pasando por las hormigas carnívoras y hasta las famosas mariposas amarillas no dejan de ser insectos. Melquiades no es de la familia, pero al final es como si lo fuera.
Grado de disfuncionalidad: Aquí gana el grado de identificación, las grandes familias latinoamericanas echaron raíces así, en medio de esa confusión realista y mágica. Todo lo que Gabriel García Márquez escribe es un conjunto orgánico que le permite construir ficciones consistentes desde una aparente narrativa de la realidad. Parafraseando a Márquez se podría decir que los seres humanos no sólo nacen el día que sus madres los alumbran, sino que también en diferentes momentos de su vida deben parirse a sí mismos.

De Estados Unidos: Los Bechdel
Novela en cuestión: Fun Home
Autor: Allison Bechdel
Rasgos de familia: Es una una novela gráfica, pero califica como literatura. Es una historia oscura, dramática, introspectiva y originalmente ilustrada. El formato dibujo-dialogo, permite a la autora enfrentarse a los misterios del pasado de su padre, con homosexualidad de closet incluida, mientras Alison explora su propia identidad sexual en la casa funeraria que habita. Angustia sicalíptica autobiográfica y giros góticos llenos de humor que vale la pena leer en algún momento de nuestra existencia.
Grado de disfuncionalidad: Si una sociedad ve como normal la disfuncionalidad, es la norteamericana. Así que no podríamos terminar este recuento de familias sin ésta que se lleva las palmas y resulta ser la única de este siglo.

 

Allison Bechdel Cien años de soledad Fiódor Dostoyevski Fun Home Gabriel Garcia Marquez Jane Austen Los Bechdel Los Bennet Los Buddenbrook Los Buendía Los hermanos Karamazov Los Karamazov Orgullo y prejuicio Thomas Mann

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.