Shakespeare: la mejor edición de su obra completa en Debolsillo

Comedias y Tragedias, los dos primeros volúmenes de esta edición de lujo para el sello Debolsillo que, en palabras de su creador, Andreu Jaume, es “meramente divulgativa” y tiene como propósito “ofrecer al lector en español del siglo XXI una obra completa de Shakespeare para su propio tiempo” se publican en México y próximamente también se publicarán aquí  los tres volúmenes restantes: Dramas históricos, Romances Poesías. Pero ya desde ahora podemos decir que el propósito original no sólo se cumple con creces sino que, “divulgativa” o no, ésta resulta ser la mejor edición de la obra de Shakespeare que hasta hoy se ha hecho en nuestro idioma.

Para empezar el editor ha reunido las mejores traducciones contemporáneas, todas de la segunda mitad del siglo XX, las cuales, además, respetan el verso y la prosa originales. Sus autores son destacados representantes de las letras hispanoamericanas.  Así vemos desfilar nombres de poetas y escritores españoles tan conocidos como Víctor Obiols (traductor de La doma de la fiera), Tomás Segovia (consagrado en México y autor de una famosa versión de Hamlet que se reproduce en la presente edición); Vicente Molina Foix (El mercader de Venecia y El rey Lear), Agustín García Calvo (Sueño de una noche de verano y Macbeth), José María Valverde (Las alegres casadas de Windsor); Federico Patán (quien hizo su obra en México y tradujo Noche de Epifanía o Lo que queráis) y Josep María Jaumá (Romeo y Julieta).

Los poetas, narradores y críticos latinoamericanos que contribuyen con sus versiones al español son el cubano Pablo Armando Fernández (Los dos caballeros de Verona), el boliviano Edmundo Paz Soldán (Mucho ruido y pocas nueces), el venezolano Alejandro Salas (Tito Andrónico), la chilena Alejandra Rojas (Julio César) el argentino Alberto Silva (Trabajos de amor en vano) y los colombianos Nicolás Suescún (Timón de Atenas) y Hugo Chaparro Valderrama (La comedia de los errores).

Entre nosotros merece especial mención María Enriqueta González Padilla   (responsable  de las traducciones de Como les gusteAntonio y Cleopatra, Otelo y Coriolano), quien en 1978 fundó el Proyecto Shakespeare de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, el programa editorial en torno a Shakespeare más importante que se ha realizado en el ámbito hispanoamericano. Esta valoración es del propio editor (y también registra que esta importante figura de nuestras letras “murió en el verano de 2011 en Cuernavaca”).

Como puede apreciarse, en materia de traducción hay detrás de esta recopilación de versiones al español un esfuerzo inmenso, de tal forma que  el resultado trasciende todo lo que se conocía. Contamos pues con  esta nueva edición que tiene la intención de satisfacer al lector del siglo XXI; sin embargo, cabe volver a preguntarse: ¿realmente la lectura de Shakespeare es tan difícil como piensa la mayor parte de la gente? Y la respuesta se encuentra en los espléndidos textos de Andreu Jaume que abren cada uno de los volúmenes: una introducción general para toda la obra y una particular para cada uno de los géneros cultivados por Shakespeare. De este modo, el editor conduce de la mano al lector nuevo, o al no tan nuevo, a través de una obra que ha sido rechazada, prejuzgada o malentendida, o a la que también se le ha glorificado al grado de rodearla de un aura que parece volverla inalcanzable. Así que primero se echan abajo los mitos en torno al hombre: que no se sabe nada sobre la vida de William Shakespeare, que no se tiene la seguridad de que haya sido él quien escribió esas piezas de teatro tan magníficas, etcétera. En realidad todos estos tópicos se derivan de que en la época en que florece el genio de Shakespeare aún se carecía de la noción de autor que hoy tenemos y tampoco se había desarrollado la concepción moderna de biografía.

Entre otros muchos temas, se aborda también el de que el bardo no tenía ninguna  formación académica, aclarando a este respecto, subrayando “que si bien no estudió en la universidad se procuró una sólida cultura clásica… fue un lector voraz… capaz de transformar cualquier cita latina en un largo y reverberante monólogo, extraordinariamente intuitivo, virtuoso del plagio… dueño, en fin, de una prodigiosa alquimia –la memoria– con la que transformaba el poso de sus lecturas en una nueva materia”. Con toda claridad se le proporciona al lector la información necesaria para entender la forma en que evolucionó lo que se conoce como el “canon shakesperiano” (38 piezas en total); así, recurriendo a ciertas anécdotas y a datos atractivos se facilita el acceso a una experiencia artística plena, sólo equiparable a  la contemplación de una buena puesta en escena de alguna de las comedias o tragedias que ahora podemos leer con facilidad en estas páginas.

También hay que destacar la bella presentación de esta edición Debolsillo: portadas posmodernas con detalles de The poet and the painter, obra de Ronnie Copas, así como el diseño tipográfico tan apropiado para este clásico, con portadilla tradicional que incluye la leyenda “vertidos fielmente al español” sobre el famoso grabado del bardo de Martin Doresbout. Las páginas siguientes están adornadas con pleca, capitular y tipografía distinguidas, digna formación para contener el poema que Ben Johnson, el dramaturgo isabelino, le dedica a Shakespeare “a modo de homenaje y que se estampó en las primeras páginas de la primera edición de su teatro completo –el llamado Primer Folio de 1623”.

Como prueba de la actualidad de Shakespeare, en el número de marzo de 2015 de la revista Letras Libres encontramos una sección dedicada al tema del abuso del poder en Shakespeare. La elección de dicho tema por parte de la publicación mexicana parece estar relacionada con el momento político que atravesamos. Y no es casualidad que el ensayo que abre esta entrega sea de Andreu Jaume. Con el mismo conocimiento y penetración que despliega en la edición de Debolsillo que nos ocupa, en el “El poder de Shakespeare” este experto nos ilumina sobre uno de los temas shakesperianos “que más fascinación han ejercido a lo largo de los siglos”. Se recomienda la lectura de este ensayo como provechoso complemento de los volúmenes que reseñamos.

Sólo destacamos una referencia a Ricardo IV: “En uno de sus monólogos más memorables, (el monarca) reprocha al sueño que dé descanso a sus súbditos más pobres y en cambio le niegue el reposo a la cabeza que gobierna: ‘¡Así que yaced pobres felices!/Inquieta yace la cabeza que lleva una corona’”. Y  transcribimos esta cita  porque conduce directamente a otro libro publicado por el sello Taurus en su serie Great Ideas (2012), creada por la editorial británica Penguin: la antología Sobre el poder de William Shakespeare. Se reúnen en el volumen  los textos del dramaturgo que se consideran fundamentales sobre el tema. Se trata, por supuesto, de otra lectura complementaria a la de las Comedias y las Tragedias de Shakespeare, de las cuales proviene la mayor parte de la selección.

Y sólo una última observación: en la espectacular portada tipográfica de este volumen de Great Ideas en lengua española, además del nombre del autor y la obra leemos una cita de Shakespeare, la misma que ya hemos transcrito, sólo que la de la antología corresponde a la venerable traducción de Luis Astrana Marín y contiene más palabras: “El que lleva una corona con inquietud reclina la cabeza”. La versión que usa Jaume en su ensayo es la de Mirta Rosenberg y Daniel Samoilovich (reproducida en el volumen III de su edición), la cual resulta mucho más llana: “Inquieta yace la cabeza que lleva una corona”.

Conjura escrita por  Ariel Rosales

Shakespeare debolsillo tragedias


 

More from Redacción Langosta

El arrojo y la delicadeza: El amante japonés

Quien piense que el amor tiene un límite de tiempo, no puede...
Read More

2 Comments

  • Una espléndida reseña que invita a adquirir cuanto antes la formidable recopilación que DeBolsillo hace de la mano de Andreu Jaume. El lector incauto muchas veces compra lo primero que el trabajador de una librería le procura (el oficio del librero está desde hace años muerto), así que la tarea de integrar en dos volúmenes lo que a juicio de Jaume son las mejores traducciones al español de Shakespeare, resulta de enorme utilidad.
    Aprecio que el reseñista destaque las características físicas y tipográficas de la impresión. La belleza y el cuidado del libro como objeto no es un asunto puramente fetichista, sino un signo de delicadeza y consideración hacia el lector.
    Ojalá que Penguin Random House adquiera los derechos para reeditar uno de los mejores textos que sobre el poeta inglés se ha publicado en español: Apuntes sobre Shakespeare, de Jan Kott, prácticamente inconseguible. Felicidades por esta invitación a la lectura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *