Un despiadado espejo

Todos tenemos ese otro yo, el que los demás perciben y el que nosotros siempre vemos “maquillado frente al espejo”. O nos encontramos cada tanto del camino a lo largo de la vida a ese personaje rico en matices y manías que nos enloquece o confronta. Caracteres, el nuevo libro de Álvaro Uribe, es una nómina en la que todos, en mayor y menos medida somos censados.

Así como hicieron los griegos clásicos o los bizantinos Juan Tzetzes y Eustacio en el siglo XII para enseñar retórica, Caracteres es una lotería de personajes y un retrato de nosotros mismos. Con fino humor negro, Uribe analiza la conducta del prójimo en la sociedad. No critica ni ridiculiza los defectos ajenos; redime los propios. Así, por ejemplo, en el nuevo milenio nos encontramos con el “tuitero artero”, el “yo-yo”, el “bully” o el “ecociclista”, aquel individuo que va de una colonia a la otra de la Ciudad de México y “se olvida de las reglas de tránsito. Y circula a gran velocidad en sentido contrario. Y embiste por detrás y sin sonar el timbre a cuanto anciano y mujer y niño se cruzan en su camino”.

Uribe descifra al “estilista”, aquel que siempre hace con el lenguaje un aforismo y tiene fama “de ingenioso y mamón”. Mientras lees las páginas de Caracteres descubrirás qué tan cercano de ti está una “expropiadora”, aquella mujer que desde niña siempre quiso ser la primera en todo, hasta bajarle “el hombre a otra mujer porque desea ser esa otra mujer”. Quizá tu mejor amigo, tu compañero del trabajo o tu pareja pueden ser “el amigo objetador”, ese que critica todo lo que escribes y lo que haces, el que “confunde ser objetivo con tener objeciones”.

Caracteres es un perfil de personajes con carácter mezquino, como “el uniformado”, tipo que trabaja de portero e inquiere a todo aquel que osa cruzar la puerta de sus dominios porque ve en “cada peatón una amenaza”. O “el borracho”, ese amigo que todos hemos tenido cerca, que hace de sus borracheras un arte, porque para él, beber es una disciplina y sólo lo hace con amigos, a quienes pedirá que dividan la cuenta en partes iguales.

Álvaro Uribe nombra y descubre, con ácido humor y divertidas anécdotas, a aquellas personas con las que a diario convivimos. El ganador del premio Xavier Villaurrutia 2014 hace de Caracteres un diccionario de personajes, un manual de obsesiones, manías, vicios propios y ajenos que cualquier escritor puede utilizar como guía para humanizar personajes.

Uribe le da nombre a aquel que “nada, ni siquiera la opulencia le da la felicidad”: el espiritual. Caracteres es un libro que puede leerse en cualquier sentido. Comenzar con el índice y ahí encontrar la denominación que más le atraiga al lector. Caracteres es también un estudio antropológico con 49 prototipos en los que Álvaro Uribe analiza la “conducta del prójimo y se interna en los vericuetos de la sociedad”, hasta reflejar la “dilatada historia” de la humanidad.

Escrito por
Más textos de Rodolfo Naró

Tristeza de la verdad. André Gide regresa de Rusia*

En mayo de 1990, al pie de las murallas del Kremlin, sobre...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *