folder Publicado en Reseñas
Una (póstuma) carta al padre
O de cómo se pueden apreciar los árboles sin perder de vista el bosque
Diego Alatriste comment 0 Comentarios access_time 5 min de lectura

Sobre Examen de mi padre, de Jorge Volpi

En Examen de mi padre confluyen diversas líneas argumentales: cada uno de sus capítulos —las Diez lecciones de anatomía comparada que anuncia el subtítulo—, incluye fragmentos sobre la vida y muerte del padre de Jorge Volpi; pasajes autobiográficos del autor, incluyendo sus trabajos literarios; la situación sociopolítica del país, con especial énfasis en la violencia que actualmente padece; reflexiones y referencias culturales; y elementos de fisiología y anatomía del cuerpo humano que sirven en cada caso como hilo conductor sobre el cual se teje el resto de este libro.

La curiosa —por infrecuente— forma que adoptan estas lecciones corresponde al ensayo literario original, el cual, de acuerdo con la definición de Bacon, trata de “meditaciones dispersas”, en las que intervienen de manera notable el pensamiento y las experiencias personales del autor. Por ello, su buen éxito depende de la calidad de la pluma con que esté redactado y del interés que el escritor pueda suscitar. Ambas condiciones se cumplen favorablemente en Examen de mi padre. Por supuesto, el punto esencial del género consiste en la inteligencia y la cultura con que el o los temas son tratados; sin duda, éstas representan las mejores cualidades del texto de Volpi. Su pensamiento penetrante y un vasto reservorio de información heterogénea le permiten encontrar vínculos y vasos comunicantes entre asuntos que parecen no tenerlos. Así por ejemplo, el capítulo uno narra la reciente muerte del padre, su condición de cirujano, el papel de Ambrosio Paré y Andrés Vesalio en el desarrollo de la ciencia médica y el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa; el segundo aborda el problema mente-cerebro, la memoria y el olvido, la democracia y la impunidad en el país; el tercero aborda el papel de la mano en la transformación del mono en hombre, reflexiona sobre el humanismo del Renacimiento, cuenta la “tiranía ilustrada” que el padre del autor ejercía en el hogar y los vicios del poder en la derecha e izquierda mexicanas; el cuarto describe la cercana relación del autor con la música, iniciada en la infancia gracias a su padre, y describe la fisiología del sonido; el quinto esboza una historia de las bases neuroquímicas del amor y de otras emociones, expone el caso de “mamá Rosa” —quien tiranizaba a niños en su casa de asistencia infantil— y diserta sobre la importancia de la compasión y la solidaridad en una época utilitaria dominada por el neoliberalismo; el sexto se enfoca en el fenómeno óptico del color, medita sobre la manera como ha influido en la historia el color de la piel (racismo) y describe los cambios que se dieron en el país a lo largo de la vida de su padre; el séptimo narra el silencio que los adultos mantenían en torno al sexo durante la infancia del autor, la difícil adolescencia signada por la culpa religiosa vinculada al tema y reflexiona sobre el caso del padre Maciel y el papel de la Iglesia en la impunidad de la pederastia; el octavo diserta sobre el vínculo entre piel y clase social en México, analiza la discriminación a los diferentes “monstruos” (extranjeros), y registra los casos del estudiante desollado en Ayotzinapa y los niños de la Guardería ABC; en el noveno el autor refiere las relaciones de su padre con el deporte y el baile, y su posterior inmovilidad, en contraste con su propia pasión viajera, la velocidad de la vida actual, el fenómeno de la migración y la discriminación xenófoba con ella asociada; por último, la Lección Diez describe la enfermedad de la madre, expone la teoría de Galeno sobre los temperamentos o humores, aborda el papel de los neurotransmisores como versión moderna del mismo principio para explicar la personalidad, toca los temas de nacionalismo y psicoanálisis, y diserta sobre la guerra contra el narcotráfico y sus consecuencias en el país.

Como es patente, el autor conecta las cuestiones más disímiles, lo cual hace que el lector pase de un tópico a otro de manera natural y fluida, acaso sin darse cuenta de la forma en que se realizó el tránsito. Esta es otra virtud a destacar del libro: su facilidad de lectura a pesar del enorme abanico de ideas y materias que aborda. Finalmente, cabe hacer notar que este libro tiene otra característica que lo hace valioso: en un mundo signado por la especialización, vuelve a poner en juego la mirada amplia y el pensamiento libre, capaz de asociar elementos diversos, sin reincidir en la profesionalización filosófica, que poco o nada dice al gran público. Por el contrario, el autor establece vías de comunicación personales con su lector, no importa de cuál área del saber provenga, y demuestra que se pueden apreciar los árboles sin perder de vista el bosque.

anatomía ensayo Examen de mi padre Jorge Volpi mexico Volpi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.