W. Somerset Maugham

Nacido en la embajada del Reino Unido en París, donde trabajaba su padre, tras la muerte de éste y de su madre, marchó a Inglaterra con un tío suyo, que lo internó en la King´s School de Canterbury, internado que supuso unos malos años para el joven. A los dieciséis años marchó a Alemania, estudiando Alemán, Literatura y Filosofía en la Universidad de Heidelberg. Tras su vuelta a Inglaterra, no se adaptó a ningún trabajo, por lo que estudió Medicina, licenciándose cinco años después, pero no ejerció la profesión; dedicado a escribir desde antes, comenzó a obtener gran éxito, en especial en su faceta teatral. Este éxito le permitió viajar por el mundo e incluso durante un periodo trabajó como espía para el gobierno. Trasladó su residencia a Niza y siguió viajando, pasando gran parte de la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos, en especial en Hollywood, donde adaptó gran parte de sus obras, con gran éxito popular y económico. Tras un periodo en Inglaterra, retornó a Francia, donde comenzó su declive literario y personal, posiblemente por una demencia. Es autor de cuentos, obras de teatro y novelas. Su estilo es claro, directo y ágil, con magníficas descripciones y en ocasiones con tratamiento sarcástico de situaciones personales. Durante la década de 1930 fue considerado el escritor más exitoso y rico del mundo.
Entre sus novelas, caracterizadas por su agilidad narrativa, riqueza descriptiva y un miramiento cínico a las relaciones humanas, destacan La señora Craddock (1902), Servidumbre humana (1915), Soberbia (1919), La luna y sus seis peniques (1919), El velo pintado (1925) y El filo de la navaja (1944). En su faceta teatral logró un apreciable reconocimiento por títulos como El círculo (1921) o Nuestros superiores (1923).
Un par de frases:

Sólo una persona mediocre está siempre en su mejor momento.
La gente no busca razones para hacer lo que quiere hacer, busca excusas.

Tags from the story
More from Redacción Langosta

Gerald Martin

Hizo su doctorado en la Universidad de Edimburgo y ayudó a establecer...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *