La hostilidad del mundo comienza en casa

Psiquiátricos

Para el Instituto de Psiquiatría los días de internamiento que se necesitan para estabilizar a un paciente son 22. Este periodo se puede prolongar a tres meses o a tres años. Lo que determina la permanencia en las instalaciones es la respuesta del paciente a los medicamentos y que haya un diagnóstico certero para determinar qué rumbo tomará  su vida.

Josephine Mary Aspers llega, en medio de la oscuridad, a un psiquiátrico en Real de Monte donde se encuentra internado su hermano. Juan padece de epilepsia y esquizofrenia desde temprana edad. Josephine piensa que su presencia obedece a otra crisis que lo aqueja, sin embargo la crisis esta vez la ha provocado el propio Juan: ha embarazado a otra interna. Así comienza Arde Josefina, primera novela de Luisa Reyes Retana, ganadora del tercer premio Mauricio Achar/Literatura Random House. A partir de una estructura narrativa sencilla, que oscila entre el presente y el pasado, Reyes Retana explora de manera punzante y sin miramientos la hostilidad y la violencia del entorno familiar.

Familia

Según los testimonios de familiares cercanos de un paciente interno, el miedo al estigma y a la discriminación hace que se niegue la enfermedad o que se oculte al círculo social cercano la condición de la pareja, el hijo, el padre, el hermano.

A partir de la alternancia temporal, la autora va construyendo la historia familiar de Josephine y Juan. Los hermanos Aspers van y vienen de una incomprensión del padre a una indiferencia de la madre. Lo que edifica a los hermanos es la actitud que toman para enfrentar el odio expreso de sus padres. Mientras él se mueve entre la cordura y la locura, ella se instala en la soledad y en el cuidado enfermizo de una esquizofrenia ajena.

A lo largo de la novela, Reyes Retana subvierte, una y otra vez, la pregunta de quién necesita a quién. Y es en esta cuestión que radica la valía de la novela, pues la autora construye personajes con mundos emocionales y mentales complejos. Josephine es, a la vez, el contenedor y el contenido de los reclamos, los golpes, los escupitajos, los arañazos y las masturbaciones públicas de su hermano. Él la odia pero no puede vivir sin ella. La aleja y la acerca según su necesidad emocional lo requiera. La autora no escatima en descripciones dolorosas para reflejar el lazo peculiar, retorcido, de estos hermanos.

Por su parte, Josephine odia a Juan, pero no vacila en ayudarlo. Acepta con mucho dolor, pero acepta, hacerse cargo de su hermano después de que sus padres los abandonan. Siente culpa cuando llega el amor y Juan no está incluido en la pareja. Asimila la enfermedad de su hermano como propia. Después de 150 páginas sabemos que Josephine necesita la enfermedad, que no a Juan, para darle sentido a su existencia.

Es en esta fluctuación de la locura y la cordura, del internamiento y la vida afuera, del pasado y del presente que Reyes Retana indaga cuestiones fundamentales al ser humano: la familia, el amor filial, la culpa, el miedo, la maternidad. Arde Josefina apuesta por señalar el qué pasaría si… la familia no es lo que se espera; qué pasaría si el amor filial parece más al de una pareja; qué pasaría si el que está cuerdo es en realidad el que necesita ayuda; qué pasaría si la genética perpetúa el sufrimiento, el dolor y la incapacidad de ser feliz. Luisa Reyes Retana le lanza estas preguntas al lector.

Más textos de Graciela Manjarrez

Tus dos muertos o cómo enfrentar a padres e hijos

En México se cometen aproximadamente seis secuestros diarios. Los estados más vulnerables...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *