9 fuertes declaraciones de autores legendarios

Sepan cuantos estas líneas leyeren que yo creo en esto: un editor que se respete es un lector ávido, ecléctico e infatigable. Acumula lectura así como los pilotos horas de vuelo. Muchas veces es el primer y privilegiado lector de una obra, y siempre es en su trato con los autores un confidente, un socio, un cómplice. Probablemente, un amigo.

De ese trato van quedando en la memoria conversaciones, peripecias, anécdotas, lecciones… y palabras. A continuación comparto con el curioso lector algunas que se me han ido quedando pegadas.

 

«A mí el dinero no me importa… pero me gusta.» Julio Scherer

 

«¿Ir a observar los toros que de todos modos vamos a torear? ¡No sea usted pendejo! ¿Para qué nos asustamos dos veces?» Rafael Ramírez Heredia

 

«Sin bigote, los hombres tenemos cara de nalga.» Carlos Fuentes

 

«Alfonso Reyes era un calentorro.» Emanuel Carballo

 

«Este Ramón es el mejor editor del mundo… Mira que me edita a mí.» Eliseo Alberto

 

«Mujer que no chinga, es hombre.» Rafael Ramírez Heredia

 

«¿Qué cómo estoy? ¡Súper-dúper-Gary-Cooper!» Carlos Fuentes

 

«Y me dijo mi mujer: Julio, tú siempre andas en la calle y nunca estás en la casa. Y yo le respondí: Pues sí, Susanita, pero es que me gusta más andar en la calle que estar en la casa.» Julio Scherer

 

«Mis obras están dedicadas a establecer esta única verdad fundamental: que todos somos unos pobres diablos.» José Saramago

Escrito por
Más textos de Ramón Córdoba

Eliseo Alberto, una fábula y una pinga de novela

En el inimaginable año de 1998 leí por primera vez una obra...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *